Estado iliberal y nuevo ethos revolucionario en Venezuela.

In Artículos Publicados, General by MiguelLeave a Comment

Hace poco más de un año gracias al esfuerzo de Magdalena López, de la Facultad de Letras de la Universidad de Lisboa, el Centro de Estudios Comparistas, el Proyecto DIIA así como al esfuerzo de todos los que allí estuvieron, en especial a aquellos que viajaron desde muy lejos, nos reunimos para hablar de los problemas actuales que vive  Venezuela en el marco del Seminario Internacional: Cultura, violencia y poder en la Venezuela (post)chavista. Abordar el tema Venezuela en cualquier contexto, para quienes sufrimos lo que sucede en nuestro país, es una circusntancia extraña: genera angustia, ansiedad y tristeza. Por más que uno haga un esfuerzo por ser lo más académico posible, al final, resulta muy difícil hablar del propio país y describir su realidad como si uno estuviera describiendo un fenómeno astrofísico. Todos los que estuvimos ahí ese día hicimos un esfuerzo enorme por tratar de discutir, comentar, analizar e intercambiar ideas sobre la realidad venezolana tratando de minimizar la carga afectiva que brota espontaneamente cuando se trata de describir un tipo de sufrimiento que, en mayor o menor grado, sea o uno no venezolano, conoce y ha experimentado de primera mano. Sufrimiento que Michele Calabresi retrató con exactitud en su documental El Ocaso del Socialismo Mágico el cual tuvimos la oportunidad de ver y comentar como cierre del encuentro.

Cuando miro en perspectiva el encuentro (fue apenas hace un año y medio) y pienso en las cosas que han sucedido en Venezuela entre ese 3 de noviembre de 2017 y hoy, me doy cuenta que la realidad se ha encargado de hacer que lo que ahí discutimos haya sido superado por un sufrimiento aun mayor: la última escena del documental de Michele no es ya algo que pasa con bastante frecuencia, hoy en día es la norma, es algo cotidiano. La basura es parte de la dieta del venezolano, en ella encuentra lo que el paso del Gigante de Sabaneta le dejó como legado, un legado que muchos niegan y que hace que el silencio que rodea a la actual tragedia la haga aun más cruel, trsite y miserable.

Magdalena López y María Teresa Vera hicieron un esfuerzo enorme por recopilar y editar buena parte de los trabajos que allí presentamos los cuales fueron parte de un dossier incluido en el volumen LXXXV, número 266 de Revista Iberoamericana. En diversas ocasiones he tenido contacto con varios de los que nos vimos en esa ocasión: Rebeca, Magdalena, María Teresa, Katie, Michele, Paula Vásquez y en cada palabra, en cada gesto, hemos sentido esa solidaridad del doliente que con sus palabras busca elaborar algo que al menos sirva para documentar una epoca que nos dejó una herida que no podremos borrar ni con la mayor de las sonrisas. Creo que el reto estará tanto en tratar de que esa herida, por un lado, no borre la sonrisa de quienes viviran una Venezuela mejor, y por otro, que sirva como enseñanza de cuan bajo podemos caer como hombres y mujeres.

Estado iliberal y nuevos ethos revolucionario M Vásquez

 

Leave a Comment

veinte − once =